He tenido la enorme suerte de que mi amigo Ángel Lafuente, uno de los más brillantes realizadores audiovisuales de este país, confiara en mí para crear el cartel de su último cortometraje.

‘Hoy te amo’ nace como un texto de amor, de desamor, un grito de dolor proyectado para llamar la atención del amante, del amado, de uno mismo; es la retórica del deseo, de la ausencia, de la posibilidad del amor.

A la hora de plantearse un proyecto visual a partir de este texto, las primeras imágenes que vienen a la mente son de luz estallada, de manos en el aire, de pies que huyen despavoridos, el color rojo del vino, de la sangre, la piel que roza otra piel, un labio, un puño que agarra el aire con rabia y suelta inmediatamente la palma dejando que los dedos vuelen como si fueran esa misma declaración de amor…algo así como una danza de las palabras, declamadas por varias voces que plantean el mismo discurso con un sentido diferente, único y diverso, llegando casi a sentimientos contrarios.

El texto recitado por seis actores con un hilo no narrativo y coreográfico que une o desune, lleva de una actitud a otra a través de esa danza que interpretan dos bailarines en escena.

Ángel Lafuente